El primer día en el que un hijo va a la escuela puede ser angustiante para los niños y para sus papás.

El secreto de su tranquilidad está en tu actitud.

Nos preocupa ese primer día en la escuela, semana, mes en donde dejaremos a nuestros hijas por primera vez en la escuela, a descubrir el mundo… solos.

¿Llorará cuando lo deje? ¿Llorará cuando esté adentro? ¿Estará feliz? ¿Le gustará la escuela? ¿Lloraré yo? ¿Está listo? ¿Estoy lista?

Al parecer estos miedos son algo que nos pasa a la mayoría, “RESPIRA”, no eres la única mamá que se siente mortificada, ni el único papá que está inseguro de este nuevo paso.

Este es uno de los cambios más importantes en su vida y en su desarrollo, pero para nosotros como padres es un paso gigantezco, y nuestra actitud, confianza y valentía, puede hacer toda la diferencia para que este proceso sea más sencillo para ellos… y para nosotros.

Primero HAZ ESTE TEST... ¿cómo estás tu?

HAY QUE HACER NUESTRA TAREA

Para estar seguros que esa escuela que tienen en mente es la mejor opción, y con la que se sienten más cómodos, visítenla, hagan todas las preguntas que necesiten (incluso si les parecen incómodas), observen el lugar y la dinámica de la escuela (todo el tiempo que se lo permitan).

 

Si les es posible, vean el ambiente de los papás, ¿son personas con las que podrías llevar una amistad? ¿Coincides con sus valores? Revisa las opiniones de otras mamás y papás en MomAdvisor, en internet, con tus conocidos, para que estén convencidos, y lo MÁS importante confía en tu intuición.

 

Si tu estás segura/o de la escuela, conoces a tu pequeño y sientes que está listo, confías en tu decisión, y en que tu hija/o puede hacerlo, que puede vivir esta nueva experiencia, estás del otro lado, y tu hija/o también.

Si no es así, lo que puede pasar es que le transmitas esa incertidumbre, y que le sea más difícil dar ese paso.

 

Piénsalo así, si tu eres su líder, y te ve dudando, o siente que no estás cómoda/o, probablemente piense: “Aquí hay algo mal, y esto no puede ser seguro para mí”.

Así que si no te sientes convencida/o, pregúntate ¿por qué? 

Y haz los cambios que necesites hacer en ti, incluso si es ver una nueva escuela. Tu tienes que ser valiente en esta situación, para poder ser su sostén.

Ya que te sientas segura/o y hayas tomado una decisión, hay algunas cosas que puedes hacer para amortiguar el camino, y es que no podemos evitar que sientan angustia al separarse de nosotros, pero si podemos estar disponibles y aceptar sus sentimientos, para que ellos puedan también procesarlos.

¿QUÉ PUEDES HACER PARA ALIGERAR EL PROCESO?... ¡para ambos!

No trates de venderle la idea de lo increíble y divertido que puede ser la escuela…  claro que se da cuenta!

En lugar de eso puedes platicarle con lujo de detalle, lo que va a pasar.

Dile directamente: Esta es la escuela que elegí/elegimos para ti, cuando lleguemos a la escuela te va a recibir la maestra, nos vamos a despedir, tal vez te sientas triste y llores, pero está bien. En la escuela vas a jugar en el patio, vas a comer el lunch, (y lo que sepas que va a hacer).

Cuando termine la escuela voy a ir por ti, y vamos a regresar a casa (o lo que sea que vayan a hacer).

 

Así tu hija/o puede saber qué esperar, y al final del día saber que lo que le dijiste es verdad!

Imagina que un día te sientes triste y alguien llega y te dice: “Ay ya, relájate, no seas exagerada…” 

¿Cómo te sentirías?

¡Exacto! Lo mismo les pasa a las y los niños (por muy chiquitos que sean, lo entienden!).

Tu hijo necesita saber que no minimizas o rechazas lo que siente. Y que está bien sentirse triste, enojado o como se sienta, y que estás ahí, apoyándolo. Valida de corazón su sentimiento, su experiencia, y acéptalo.


Todos necesitamos ser escuchados y comprendidos, y a nadie le gusta que “le den el avión”, mucho menos cuando te sientes triste, o frente a una situación nueva y extraña.

Solo tienes que decirle claramente qué puede esperar, y qué va a pasar.

Porque lo que le hayas avisado y explicado, idealmente va a pasar, y lo va a confirmar al final del día cuando regreses y lo llenes de besos.

Entre más predecible sea para tu hija/o la experiencia, le será más fácil el proceso de adaptación.

Habla con tu hija/o, explícale. 

Aun cuando creas que es muy chiquita/o, por más bebe que sea o te parezca, TE ENTIENDE.

ASÍ QUE ¿ESTÁS LISTA/o PARA EL PRIMER DÍA DE ESCUELA?

Se trata más de confiar en nosotros, en nuestras decisiones y en nuestros hijos, y tomar una decisión con seguridad, para que ellos se sientan confiados de separarse de nosotros, aun si lloran cuando los dejemos en la puerta, porque saben que pueden esperar, y que vamos a regresar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Lo sabemos, elegir una escuela no es tan sencillo, pero vamos a darte algunas herramientas para hacerte la vida más fácil.

ENCUENTRA escuelas

ENCUENTRA guarderías

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

LAS MEJORES ESCUELAS Y GUARDERÍAS

Y ¿Quién dice que son las mejores? ¡La comunidad de mamás de MomAdvisor. 

¿Quieres dejar tu opinión o subir a tu favorito?  Es súper fácil, solo regístrate y empieza a calificar.

¿BUSCAS ALGO MÁS?

BUSCA POR NOMBRE

O BÚSCALO EN EL DIRECTORIO

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

REGÍSTRATE EN EL NEWSLETTER

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

LAS ÚLTIMAS RESEÑAS

ESCRIBE TU PROPIA RESEÑA