Durante y después de un terremoto los niños son los más vulnerables.

Después del terremoto del 19 de septiembre de 2017 que vivimos en México, la mayoría de las personas que vivimos en las zonas afectadas hemos sentido alguna o todas estas sensaciones:

Miedo, angustia, impotencia, deseo de llorar, inseguridad, confusión, el corazón acelerado, dificultad para respirar, sudor en las manos, dolor de cabeza, sensación de mareo, presión en el pecho, temor insoportable, irritablidad, pesadillas, no querer estar solos, hipersensibilidad a sonidos que antes eran indetectables, imaginar escenarios catastróficos, y sensaciones que probablemente nunca hayamos experimentado antes, y que difícilmente podemos controlar, sobre todo en los primeros días, aunque todas las personas reaccionan diferente.

Todas estas emociones y sensaciones son normales, y conforme los días pasan deben ir disminuyendo.

Es importante buscar herramientas para regresar cuanto antes a nuestro centro, porque solo ahí podemos retomar nuestra tranquilidad, nuestra seguridad, valentía y fuerza para actuar, reaccionar y proteger a nuestros hijos y a nuestra familia. El miedo paraliza, y es difícil, o casi imposible, tomar buenas decisiones cuando tenemos miedo.

Como adultos, tenemos la capacidad de (aunque sea difícil) ponerle palabras a lo que sentimos, sin embargo los niños, sobre todo los más chiquitos, no tienen aún todas las herramientas para identificar qué es lo que están sintiendo, y la manera de expresar sus sentimientos y emociones es distinta.

¿Qué reacciones puedo esperar en mis hijos?

1. Agresividad

2. Pesadillas

3. No querer estar solo

4. Falta de control de esfínteres

5. Sentir miedo

6. Estar confundido

7. Hacer más berrinches de lo normal

8. Acordarse de lo que paso una y otra vez

9. No querer hablar del tema

10. Querer llorar

11. Estar triste o preocupado

12. Actuar como un bebé

13. Pérdida de memoria

14. Ataques de pánico

15. Fobias

16. Ver o escuchar cosas que no existen

17. Falta de interés en aquellas cosas que antes le resultaban placenteras

18. Incapacidad de tener sentimientos de felicidad o disfrutar situaciones

19. Evitar lugares que antes consideraban seguros

20. Exaltación ante contacto físico de otra persona como una palmada en la espalda (Actitud como de estar siempre en guardia)

21. Irritabilidad

22. Dolor crónico

23. Agresión verbal o física hacia personas u objetos

24. Insomnio

25. Falta de concentración en periodos largos

26. Trastorno de despersonalización

27. Aislamiento social

28. Sentimientos de que la vida perdió sentido

29. Pérdida de identidad personal

30. Pérdida de apetito

31. Incapacidad de comunicarse verbalmente

32. Alteración ante ruidos fuertes

33. Sentimientos de culpa

34. Conductas regresivas

¿Qué podemos hacer para ayudarlos?

Lo primero es estar bien nosotros, los papás.

Los niños sienten cuando los adultos no estamos bien, y eso los hace sentir inseguros. Aunque sean muy pequeños y no sepan exactamente qué fue lo que pasó, saben que algo no está bien, incluso si tratáramos de estar “como si nada”, es imposible que no se den cuenta.

Entonces la idea no es ignorar lo que estás sintiendo, sino aceptar tus sentimientos y emociones, sean los que sean, para poder sanar.

 

Hay herramientas muy prácticas que puedes hacer para estabilizar tus emociones, tu mente y tu cuerpo, que también puedes hacer con tus hijos, y este es el momento de utilizarlas, como por ejemplo:

  • Respiraciones profundas,
  • Meditar,
  • Posturas de yoga, o
  • Cualquier ejercicio que los haga moverse (incluso bailar),
  • Comer alimentos que ayudan a estar más tranquilos (menos carbohidratos, azúcar y comida procesada, que pueden agravar los síntomas del estrés post traumático, y si más frutas, vegetales y proteínas naturales),
  • Reunirse con su familia y amigos,
  • Hagan cosas “normales”, que no tengan nada que ver con el terremoto.
  • Actividades creativas como cantar, escribir, dibujar, bailar, jugar o narrar cuentos.
  • Para un poco con las noticias, y trata de no exponer a tus hijos a las mismas. Es importante mantenernos informados, pero elige qué quieres ver y cómo. Entre más te sumerjas en imágenes y videos catastróficos, más difícil te será regresar a tu centro.

¡Un abrazo siempre viene bien!

La idea es que tanto nosotros como los niños, vayamos recuperando la confianza, la seguridad y la tranquilidad.

 

Regresar a la normalidad y tener actividades que ayuden a que ellos también regresen a su centro.

 

Toma acción lo más rápido que puedas, sin presionarte.  Suena un poco paradójico, pero no se trata de forzar el proceso, sino de hacer cosas que te hagan sentir mejor, y al mismo tiempo tenerte paciencia a ti y al proceso.

Recuerda que la manera en la que tú mismo lidias con tus emociones y sentimientos, es la manera en la que le estas enseñando a tu hijo a lidiar con las suyas.

Aun cuando tú no te sientas al 100%, acompaña a tu hijo y dale un espacio cálido y compresivo para que pueda expresar todo lo que necesita, sin juzgarlo. 

Valida sus emociones repitiéndolas, respeta y permite que suceda cualquier reacción, nuestro trabajo como papas en este momento es acompañar y contener.

Si después de un mes los síntomas permanecen o se agravan tanto en ti como en tus hijos, es necesario que pidas ayuda profesional con un especialista que pueda diagnosticarlos y darles la atención que necesitan.

Aquí te dejamos algunos recursos que recomendaron otras mamás y papás para ayudarnos y ayudarle a nuestros hijos a lidiar con este evento.

Cuéntanos ¿Qué opinas?

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

TAMBIÉN TE PUEDEN INTERESAR ESTOS ARTÍCULOS

MOMADVISOR ES UN DIRECTORIO EN DONDE LAS MAMÁS Y PAPÁS TIENEN LA PALABRA

¿Quieres dejar tu opinión o subir a tu favorito?  Es súper fácil, solo regístrate y empieza a calificar.

¿BUSCAS ALGO MÁS?

BUSCA POR NOMBRE

O BÚSCALO EN EL DIRECTORIO

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

REGÍSTRATE EN EL NEWSLETTER

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

LAS ÚLTIMAS RESEÑAS

ESCRIBE TU PROPIA RESEÑA