Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Para que nuestros hijos estén sanos, los nutriólogos y los pediatras recomiendan una dieta saludable y equilibrada con alimentos que nos proporcionen energía y todos los nutrientes esenciales, de ahí la importancia de leer las etiquetas de los alimentos para elegir mejor y cuidar la calidad de lo que comemos.

 

 

Al comprar el súper en línea o caminar en los pasillos del supermercado puedes ver cientos de alimentos que parecen iguales, pero no lo son. La pregunta es ¿Cómo sabes cuál es el mejor?

 

 

Hoy en México, el consumo de alimentos ultra procesados ha aumentado de manera importante, lo que está generando efectos alarmantes en la salud de nuestros niños, según la OPS (organización Panamericana de la Salud), quien afirma que estos alimentos están reemplazando a las comidas caseras más nutritivas de las dietas de las familias en toda América Latina.

 

 

La mayoría de los alimentos que compramos y consumimos se procesan hasta cierto punto, ya sea para mejorar su aspecto, calidad o caducidad.

 

 

Sin embargo existen alimentos ultra procesados que en realidad no son “alimentos reales” y es importante que puedas identificarlos leyendo las etiquetas de información nutrimental de los alimentos, pues te darán datos que te van a ayudar a tomar decisiones más saludables y conscientes al hacer las compras. 

 

¿CÓMO IDENTIFICAR LOS ALIMENTOS ULTRAPROCESADOS? Y POR QUÉ DEBES EVITARLOS EN LA DIETA DE TUS HIJOS?

Según la OPS, “los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales principalmente a base de sustancias extraídas o derivadas de alimentos, además de aditivos y cosméticos que dan color, sabor o textura para intentar imitar a los alimentos.”  Es decir, son productos no alimentos.

 

 

Estas sustancias alimenticias son a menudo modificadas por procesos químicos que los hace intensamente atractivos, hiper-apetecibles, altamente rentables y al ser productos nutricionalmente desbalanceados, no deberían ser la base de la alimentación de tu familia ni un producto esencial en la dieta de tus hijos.

 

 

Cuantos más productos ultraprocesados consumimos, menos comida real comemos lo que causa un deterioro en la calidad nutricional. Pero además diversos estudios muestran que el aumento en el consumo de alimentos ultraprocesados provocan sobrepeso, aumento de la obesidad, enfermedades del corazón, hipertensión, enfermedades coronarias y cerebrovasculares, síndrome metabólico, trastornos gastrointestinales, y algunos tipos de cáncer.

Los “alimentos” ultraprocesados se caracterizan por tener grandes cantidades de azúcar añadida, grasas y aditivos para aumentar la vida de los productos en los supermercados, como el sodio.

 

Te habrás imaginado que algunos de los alimentos ultraprocesados son los refrescos o bebidas gaseosas, los snaks dulces y salados, frituras, las galletas, pasteles y postres, y habrás acertado.

 

Pero también lo son otros “alimentos” que encuentras en el supermercado, como cereales refinados, lácteos azucarados o edulcorados, carnes procesadas, embutidos, platos precocinados, barras dietéticas o energéticas, etc.

 

Si bien no podemos evitar el consumo de estos alimentos, es importante aprender a elegir mejor y cuidar la calidad de lo que comemos.

 

Por lo que vale la pena aprender a leer las etiquetas de información nutrimental de los alimentos, pues proporcionan datos que nos van a ayudar a tomar decisiones más saludables y conscientes de nuestras compras.

¿CÓMO LEER LAS ETIQUETAS DE LOS ALIMENTOS PARA ELEGIR MEJOR?

Cuando leamos las etiquetas nutricionales,  es primordial conocer algunos conceptos, como son:

  • Azúcar añadida: estos son carbohidratos simples que sólo nos aportan energía, de manera literal es como si comiéramos azúcar granulado de mesa.
  • Grasas saturadas: por lo regular en su estado natural es una grasa sólida, contiene colesterol y no es recomendada para la salud del corazón.
  • Grasas Trans: es una grasa vegetal que se usa en la industria para transformar aceite líquido en grasa sólida (proceso llamado hidrogenación) y tiene los mismos efectos que las grasas saturadas. Este tipo de grasa se utiliza frecuentemente en panaderías.
  • Sodio: es un micronutriente que se utiliza para incrementar la vida del producto en los envases, pero su exceso puede tener efectos negativos para la salud.

La forma práctica para identificar si un producto está ultraprocesado es verificar si en su lista de ingredientes hay al menos un elemento característico del grupo de alimentos ultraprocesados, es decir, sustancias alimenticias que nunca o que se usan raramente. en cocinas, o clases de aditivos cuya función es hacer que el producto final sea apetecible o más atractivo (colorantes y saborizantes artificiales). 

¿SABÍAS QUE?

El 1° de octubre de 2020 entró en vigor la modificación de la NOM 051 en México, la cual establece el etiquetado frontal en alimentos y bebidas no alcohólicas.

Espero que con esta valiosa información aprendas cómo leer las etiquetas para comer mejor y la utilices para realizar compras saludables.

¿Crees que este artículo pueda ayudarle a una mamá o papá?
Compártelo en tus redes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

CUÉNTANOS ¿QUÉ OPINAS?

La Maestra Flor Álvarez es Nutrióloga Clínica, Educadora en Diabetes y Obesidad Infantil y atiende casos de Sobrepeso, Obesidad, enfermedades cardiometabólicas en niños y adolescentes, colesterol y triglicéridos elevados, Hipertensión arterial sistémica, Cáncer, problemas de tiroides y gastrointestinales entre otros padecimientos. 

Es miembro de CENTRO ATIN, un grupo médico mexicano enfocado en la persona como un todo: mente-cuerpo y emociones.

Da click aquí para conocer más de la Maestra Flor Álvarez y y contactarla.

BUSCA EN MOMADVISOR

Categorías populares.

¿Tienes un servicio o negocio enfocado en mamás, bebés y/o niños?

¿Necesitas ayuda? 

 [email protected]

ÚNETE A MOMADVISOR

Regístrate aquí