Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Si tu hijo evacúa duro, hace pelotitas o le duele al evacuar, puede ser que tenga estreñimiento.

Cada persona tiene una forma de evacuar distinta y puede ser muy personal. Lo que es normal para un niño puede ser diferente para otro, mientras algunos niños defecan diario de 1 a 3 veces, hay niños que en una semana solo evacúan 3 veces, ambos casos y todo lo que está en medio puede considerarse normal.

El estreñimiento es un problema común en los niños y uno de los principales motivos por los que los niños van a consulta con un gastroenterólogo pediatra.

¿CUÁLES SON LAS SEÑALES Y SÍNTOMAS DEL ESTREÑIMIENTO EN LOS NIÑOS?

El estreñimiento es un trastorno digestivo que generalmente es temporal y tiene tratamiento. Si bien cada caso debe de evaluarse individualmente por un gastroenterólogo pediatra, hay algunos criterios que te pueden guiar en el diagnóstico del estreñimiento:  
  • Evacuaciones dolorosas o heces duras.
  • Dos o menos evacuaciones por semana.
  • Heces de gran tamaño.
  • Presencia de heces en el recto.

Si tu hija o hijo es un bebé es importante detectar si ha habido retención excesiva de heces.

 

En los niños menores de 4 años que ya tienen un control de esfínteres adecuado, se añaden los siguientes criterios adicionales:

  • Por lo menos 1 episodio de incontinencia fecal por semana después de haber dejado el pañal.
  • Heces de gran diámetro que obstruyen el inodoro.

No podemos encasillar a un niño como estreñido si hace duro desde hace 1 semana y le cuesta evacuar.

 

Es probable que si es un niño mayor de 1 año, sea por falta de líquidos, pero si el hacer duro excede el tiempo de 1 mes es mejor valorarlo para saber la posible causa y tratarlo adecuadamente.

 

Ante la duda es mejor preguntar, los instintos maternos y paternos son banderas rojas que no debemos dejar pasar.

¿CUÁNDO DEBES PREOCUPARTE POR EL ESTREÑIMIENTO DE TU HIJO/A?

Estas son las señales de alerta que te dicen cuándo debes acudir a un especialista, un gastroenterólogo pediatra sí o sí.

  • Cuando un niño lleva tiempo estreñido y su popó es grande y gruesa (como de adulto) eso NO es normal y requiere de revisión.
  • Cuando retiene la popó porque le duele mucho hacer o le molesta mucho y prefiere no hacer popó, porque cuando evacúa le molesta demasiado.
  • Cuando presenta dolor abdominal debido a que no logra ir al baño y evacuar.
  • Cuando no quiere comer porque si come le duele la panza
  • Si prefiere no comer porque sabe que después va a querer ir al baño y esto le molesta mucho.
  • Cuando sabemos que esta estreñido, pero presenta accidentes (manchan la ropa interior), esto es por rebosamiento de la popó y se escapan pequeñas cantidades de consistencia suave.
  • Cuando sangra para hacer popó.
  • Cuando se le forma un tapón de popó en el recto que le impide evacuar y le causa mucho dolor y hay que sacar manualmente.

Si tu hijo presenta dos o más señales, por lo menos una vez por semana, durante un mínimo de 1 mes, son suficientes criterios para que un pediatra dé el diagnóstico de síndrome de intestino irritable. 

 

 

En el caso de los bebés menores de 6 meses que están estreñidos o que sufren muchos dolores o cólicos para evacuar (y cuando lo hacen este es más bien aguado), o bebés que toman lactancia materna exclusiva y no evacúan, puede ser que no se trate de estreñimiento. 

 

Es importante que sean valorados por un pediatra antes de dar cualquier medicamento y no esperar hasta que pasen 4 semanas para revisarlos.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL ESTREÑIMIENTO EN NIÑOS?

Las causas más comunes (aunque no las únicas) del estreñimiento son:

 

  • Dieta. La dieta de los niños debe incluir vegetales y frutas ricos en fibra y suficientes líquidos. La cantidad de agua que debe de tomar cada persona varía dependiendo de la edad, sexo, peso, actividad física, temperatura corporal y del medio ambiente. Los cambios en la dieta incluyendo más sólidos, pueden causar estreñimiento.
  • Retención. Tu hijo puede no querer ir al baño para evitar el dolor al defecar, por miedo o porque no quiere interrumpir algún juego. Es común que los niños retengan cuando no están en casa, porque les da pena o se sienten incómodos al usar baños públicos.
  • Antecedentes familiares: Los niños que tienen familiares con el mismo padecimiento pueden ser más susceptibles a padecer estreñimiento. Más si está relacionado con intestino irritable o colitis.
  • Alergias alimentarias. Incluso en los bebés
  • Factores emocionales: El estreñimiento también puede estar relacionado con el estado de ánimo del niño, si está nervioso, preocupado, angustiado, pueda ser que exacerben los síntomas del estreñimiento o que sean la causa de este.

 

¿QUÉ HACER PARA PREVENIR EL ESTREÑIMIENTO EN NIÑOS?

Es importante que observes cómo son los patrones de defecación de tus hijos, sobre todo en el tamaño, consistencia y cada cuánto tiempo va al baño.

 

Después del año de vida es importante ofrecerle una dieta rica en verduras, frutas, y pocas harinas, así como suficiente agua natural y el ejercicio cotidiano que ayudan a mantener una adecuada forma de evacuar.

 

La dieta para niños estreñidos debe de incluir alimentos que favorezcan las evacuaciones suaves como: 

  • Nopal
  • Ciruela pasa (puede ser agua de ciruela pasa)
  • Papaya (puede ser agua de papaya)
  • Además de mucha agua.

Algunos remedios para el estreñimiento en niños e intentar mejorar la forma de evacuar son la dieta, agua y ejercicio, pero si a pesar de hacerlo adecuadamente, notas datos de estreñimiento que persisten más de 1 mes, es mejor consultar con un especialista para averiguar cómo ayudarlo.

Si el estreñimiento no se trata, podría empeorar.

A pesar de que el estreñimiento es molesto, por lo general no es grave. Sin embargo si puede presentar complicaciones si no se atiende a tiempo.

 

No se vale pensar que como siempre ha evacuado duro, pelotitas, es normal. No, eso NO es normal, y debe de tratarse.

 

Los niños que evacúan grande, duro, o hacen tapones de popó en el recto, podrían necesitar usar un laxante por un tiempo, para regularizar su evacuación, pero eso no significa que se volverán dependientes al laxante para poder evacuar bien. 

 

Si piensas que tu hijo está estreñido, lo mejor es hablar con tu pediatra. 

 

El estreñimiento en niños no es un mal de toda la vida, podemos ayudarlos a mejorar muchísimo con dieta, orientaciones y manejo alternativos, y en caso de que lo requieran también con medicamentos y enseñanzas para la vida y aprender a manejar este problema.

¿Crees que este artículo pueda ayudarle a una mamá o papá?
Compártelo en tus redes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

CUÉNTANOS ¿QUÉ OPINAS?

El Dr. Israel Argüello es especialista en Gastroenterología y Nutrición pediátrica. 

Miembro de la Sociedad Pediátrica de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición, NASPGHAN. Es parte de la familia ATIN, un grupo de especialistas médicos comprometidos con la atención cercana e integral en mente, cuerpo y emociones de sus pacientes. Pro Lactancia, Crianza con apego y alimentación consciente. Conoce más del Dr. Israel Argüello aquí

BUSCA EN MOMADVISOR

Categorías populares.

¿Tienes un servicio o negocio enfocado en mamás, bebés y/o niños?

¿Necesitas ayuda? 

 [email protected]

ÚNETE A MOMADVISOR

Regístrate aquí