Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Parto humanizado” es el nombre corto de “atención humanizada del trabajo de parto”.

 

 

La atención humanizada se basa en la comunicación y apoyo mutuo entre las personas, el respeto, empatía, calidez y atención médica con evidencia científica,  y no es exclusiva del nacimiento, sino que puede y debe aplicarse en otras áreas de la medicina. 

 

 

Durante el trabajo de parto, reconocemos el protagonismo que deben tener las mujeres en la experiencia del nacimiento de sus hijos y su derecho a participar activamente durante el nacimiento de sus bebés. Lo que se “humaniza” no es el parto, sino la atención que se la da a la mujer que está pariendo.

 

En un parto humanizado las mujeres experimentan el dar a luz como un momento especial y placentero, en plena libertad, en donde sus decisiones, su integridad, intimidad y sus emociones son respetadas por el personal médico. 

Cuando un bebé nace por vía vaginal le llamamos “nacimiento por parto”; para llegar al momento del nacimiento, hay un esfuerzo que realizar, a veces largo, a veces corto, al que llamamos “trabajo de parto”. 

 

Cuando el trabajo de parto inicia de manera espontánea, sin medicamentos que lo estimulen o que lo aceleren, le ponemos el apellido: “natural”.

El trabajo de parto natural aumenta la probabilidad de éxito del nacimiento por parto, además de hacer más fácil la recuperación de la mamá, aumentar los índices de lactancia y apoyar la salud del recién nacido (mejor succión, respiración, control de temperatura). 

 

Un trabajo de parto sin intervenciones también disminuye el riesgo de llegar a una cesárea urgente y reduce significativamente los casos de depresión en el postparto

El trabajo de parto, en la mayoría de las ocasiones, terminará con un partoSolo en algunos casos el proceso terminará en cesárea

 

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud las cesáreas deberían ocurrir idealmente sólo entre el 10-15% de las veces. 

 

Un nacimiento por cesárea es aquel en el que el bebé es extraído del útero mediante una cirugía a través del abdomen. 

 

Cabe mencionar que algunas cesáreas comprenden trabajo de parto previo y otras no.

La fisiología de las mujeres hace que a la mayoría de ellas les resulte posible parir sin mayores complicaciones. Se trata de un mecanismo de supervivencia de la especie.

 

Desconocer la fisiología del parto nos lleva a pensar que la mujer no es capaz de parir y que necesita intervenciones médicas para lograrlo.

 

Las cesáreas, así como el resto de las intervenciones médicas, salvan vidas y cuando se requieren no debemos dudar en realizarlas. Pero cuando realizamos intervenciones que no están médicamente justificadas, incrementamos los riesgos para las madres y sus hijos.

 

 

La historia humana nos confirma que las mujeres pueden parir, sin embargo, la medicina “moderna”, representada por la atención médica predominante, se ha basado en el miedo al parto. 

 

 

Ya sea por desconocimiento del proceso, por falta de paciencia, por falta de empatía, por deshumanización de la atención o por realizar intervenciones innecesarias que aumentan la probabilidad de complicaciones durante el parto e incrementan el número de cesáreas, hemos alejado al parto de su curso fisiológico. 

 

 

Les hemos hecho creer a las mujeres que no pueden encargarse de los nacimientos de sus hijos, cuando lo que deberíamos hacer es favorecer el progreso del parto y subrayar la capacidad de parir de las mujeres porque es esa la vía más segura, la que todas las guías de práctica clínica aconsejan.

¿POR QUÉ HAY TANTAS CESÁREAS?

“Medicina” es lo que hacemos los médicos en nuestra práctica diaria y en ginecología, la práctica médica diaria nos ha llevado a una epidemia de cesáreas

 

Quiero aclarar esto porque la epidemia de cesáreas no se debe a la pérdida de la capacidad de parir de las mujeres, como a veces se quiere hacer creer, sino a la pérdida de la capacidad de atender partos por los médicos, por el sistema de salud. Se debe a nuestra manera de hacer medicina.

¿QUÉ IMPLICA EL PARTO HUMANIZADO?

Independientemente de si el nacimiento es por parto o por cesárea, el modelo de atención humanizada comprende que el bebé sea colocado en el pecho de su mamá inmediatamente para sentirse seguro, iniciar su reconocimiento, regular su temperatura y comenzar la lactancia.

En un parto humanizado: 

 

  • Se reconoce a la madre y a su bebé como los verdaderos protagonistas del parto y no al médico, quien toma un papel secundario para lograr que las mujeres puedan dar a luz en plena libertad.
  • Se considera a la mujer que va a dar a luz como persona sana y no enferma. Por lo que se deben evitar prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados.
  • Se debe favorecer la libertad de movimiento y posición de la mujer durante todo en trabajo de parto (en cuclillas, hincada, sentada, en el agua o como lo desee).
  • El personal médico no interfiere de manera rutinariamente este proceso natural, y solo hace ante una situación de riesgo evidente.
  • Se reconocen y respetan las necesidades, emociones y decisiones individuales de cada mujer.
  • La mujer tiene derecho a ser informada sobre todo lo que ocurre con respecto a las intervenciones médicas, la evolución de su parto, el estado de su bebé y participar de las decisiones al respecto.
  • La mujer debe ser tratada con respeto y se debe respetar la intimidad del entorno durante el parto y el posparto.
  • Se respeta la elección de la mujer sobre quién desea que la acompañe durante el trabajo de parto, parto y postparto. Puede ser su familia o amistades.
  • Privilegiar el vínculo inmediato de la madre con su bebé, por lo que puede tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.
  • La mujer debe recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña y los beneficios de la lactancia.
  • Los bebés en un parto humanizado deben ser tratados en forma respetuosa y digna y no ser sometidos a ningún examen o intervención que no estén justificados.

El parto humanizado es creer y respetar el hecho de que la mujer puede parir.

¿CÓMO HA AFECTADO EL COVID A LOS PARTOS HUMANIZADOS?

Tal vez el factor más importante para que se logre un parto es permitir que inicie de manera natural, evitando provocarlo o conducirlo de forma innecesaria. 

 

Y es justamente este factor uno de los que se ha visto más fuertemente afectado en el marco de la actual pandemia, debido a las políticas incomprensibles adoptadas por algunos hospitales. 

 

Existen instituciones privadas que exigen a las mujeres una prueba Covid negativa para permitirles el acceso al área de maternidad, pero como la vigencia de dicha prueba es de tan solo cinco días, la opción que se les ofrece a las embarazadas es programar inducciones sin otra justificación médica que tener una prueba negativa vigente en el momento del parto.

Los médicos debemos aprender cada vez más sobre fisiología del nacimiento y desaprender la medicalización que por décadas nos han enseñado las escuelas de medicina.

¿Crees que este artículo pueda ayudarle a una futura mamá o papá?
Compártelo en tus redes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

CUÉNTANOS ¿QUÉ OPINAS?

El Dr. Luis Espinosa es médico especialista en Ginecología y Obstericia, cuenta con un Posgrado en medicina materno fetal.  

 

Es miembro de CENTRO ATIN, un grupo médico mexicano enfocado en la persona como un todo: mente-cuerpo y emociones.

Da click aquí para conocer más del Dr. Luis Espinosa y contactarlo. 

BUSCA EN MOMADVISOR

Categorías populares.

¿Tienes un servicio o negocio enfocado en mamás, bebés y/o niños?

¿Necesitas ayuda? 

 [email protected]

ÚNETE A MOMADVISOR

Regístrate aquí


¿Tienes prisa? Inicia sesión con Facebook