Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

El error más común a la hora de elegir los zapatos de nuestros hijos es comprarlos una talla más grande para que “le duren más tiempo” Y no debe ser así. 

 

 

Tratemos de imaginar cómo sería usar unos zapatos que NO nos quedan bien e intentar ir al trabajo con ellos, correr, subir escaleras, hacer ejercicio, bailar, ¡en fin! 

 

 

No importa si nos quedan chicos o grandes. Usar zapatos que no son de nuestra talla, ¡es una verdadera tortura! 

 

 

Nos tropezaríamos en algún momento o de menos, nos ganaríamos una o dos ampollas.

 

 

A menos que de verdad el zapato les incomode muchísimo, los niños rara vez se quejarán del zapato o pedirán que se los quitemos. ¡Pobres inocentes sufriendo en silencio!

 

Un dato de que podrías estar poniéndole zapatos inadecuados a tu bebé es la aparición de callo en cualquier zona, moretones y/o deformidades en sus uñitas.

 

 

Es muy importante remarcar que lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es dejarlos caminar y estar descalzos la mayor parte del día. El beneficio es enorme en su desarrollo motor, equilibrio, propiocepción y habilidad visual-espacial.

 

 

Y no. No se enfermarán por pisar el piso con los pies desnudos. Mucha gente te criticará por tenerlos descalzos, pero confía en que estás haciendo lo mejor para tu peque.

¿CUÁNDO SE DEBE PONER ZAPATOS A LOS BEBÉS?

Los primeros zapatos del bebé deben adquirirse cuando éste ya haya iniciado la marcha. Desde su nacimiento hasta que empieza a caminar, NO necesitan zapatos de forma estricta.

 

Podremos poner zapatos “ornamentales” para una foto u ocasión especial, pero no los necesitan antes de que caminen por qué precisamente, aún no caminan.

 

Los zapatos no son necesarios para que nuestros bebés aprendan a caminar, gatear o moverse. Por el contrario, estorban en el proceso de aprendizaje de estas habilidades.

 

La función de un zapato es proteger nuestros pies del ambiente en el cual caminamos, corremos o saltamos. Una vez que nuestros bebés dan sus primeros pasos, y si deseamos salgan de casa, se recomienda buscar los mejores zapatos para ellos.

¿SABES CÓMO ELEGIR LOS ZAPATOS DE TUS HIJOS?

Antes que nada, debemos saber cuál es el tamaño del pie de nuestro peque

 

Para esto podemos utilizar una regla convencional y medir su pie desde la punta del dedo gordo hasta el borde posterior del talón, justo a la mitad de éste, y ejerciendo una presión discreta de la regla contra la planta de su pie.

 

Supongamos que obtenemos una medida de 12 cm. La talla “ideal” será siempre un centímetro por arriba de esta cifra. En este caso, debemos elegir un zapato talla 13 cm.

 

Sin embargo, debemos ser cautos. Ya que, como nos pasa a los adultos, esta talla podría quedarle chica o grande dependiendo de la horma y dimensiones del mismo zapato.

 

Y a que sabemos esto ¿cuál es el mejor calzado para los bebés?

 

Los pies de los bebés son muy suaves y extremadamente flexibles. 

 

El primer zapato de nuestros bebés deberá permitir el libre movimiento de su pie, pero al mismo tiempo ofrecer protección sin interferir con la marcha y evitar ser un obstáculo para mejorar la misma.

RECOMENDACIONES PARA ELEGIR LOS ZAPATOS DE TUS HIJOS

1. Zapatos semiflexibles y de horma ancha.

Para evaluar la flexibilidad del zapato, sujétalo con solo dos o tres dedos de la punta al talón e intentas doblar el zapato hacia arriba. 

 

Un buen zapato deberá doblarse sin dificultad a nivel de la zona donde se situarán los dedos del pie y el resto de la suela ser firme.

 

La horma ancha se refiere a que la punta del zapato idealmente sea redondo o cuadrado, nunca estrecho como un rectángulo o puntiagudos.

2. Suelas.

La suela deberá ser de goma, caucho o EVA (etileno vinilo acetato) que son suelas ligeras y que absorben eficientemente los impactos. O suelas de corcho, crepé o esparto.

 

A partir de los 3 años de edad podemos empezar a usar suelas un “poco más rígidas” como el cuero o las TR (termoplásticas). Pero siempre buscando la libre movilidad de la punta del zapato.

3. Materiales

La hechura del zapato idealmente ser de piel o textiles resistentes, no fácilmente deformables. Evitar zapatos de tela muy suave o poco resistente, al menos para uso rudo o de calle. Desde luego, una sandalia, una chancla o una pantufla son excepciones por usarse para momentos, lugares o eventos específicos.

4. ¿Y qué hay del zapato de botita?

La bota o botín es ideal para ofrecer protección extra al tobillo, más no es indispensable.

5. Más recomendaciones

  • Habrá zapatos que en la plantilla interna tengan un arco y otros no. Esto es irrelevante y no les beneficia ni los perjudica.
  • Evita suelas muy anchas (más de 15mm) ya que suelen ser muy rígidas o pesadas, y esto entorpecerá la marcha.
  • Busca de preferencia que cuenten con agujetas o cintillas con hebilla para una mejor sujeción. O bien, mezcla de ellas o buenas cintas de velcro.

Los zapatos deben ofrecer a nuestros pequeños movilidad sin limitación, sin dolor y sin dificultad.

 

Los zapatos de nuestros hijos deben funcionar como un elemento de protección cuando los porten. Si el zapato no les brinda protección, es mejor que no lo usemos.

Recuerda siempre que lo más saludable los primeros 2 años de vida es mantener sus pies descalzos la mayor parte del tiempo para mejorar y estimular sus habilidades motoras relacionadas con uso de sus pies. ¡Pies descalzos, pies felices!

Todo en esta vida, incluidos los zapatos, tienen su momento ideal para comenzar su uso.

¿Crees que este artículo pueda ayudarle a una mamá o un papá?
Compártelo en tus redes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

CUÉNTANOS ¿QUÉ OPINAS?

El Dr. Gonzalo Lora es médico especialista en Ortopedia y Trauma, papá de 2 pequeñas que ¡le dan otro enfoque a la vida!

Fanático de los más pequeños de la casa por su asombrosa capacidad de respuesta y adaptación durante el manejo de padecimientos ortopédicos y desde luego por su alegría innata. 

 

Es miembro de CENTRO ATIN, un grupo médico mexicano enfocado en la persona como un todo: mente-cuerpo y emociones.

Da click aquí para conocer más del Dr. Lora y contactarlo.

BUSCA EN MOMADVISOR

Categorías populares.

¿Tienes un servicio o negocio enfocado en mamás, bebés y/o niños?

¿Necesitas ayuda? 

 [email protected]

ÚNETE A MOMADVISOR

Regístrate aquí