Un brote de COVID-19 puede durar mucho tiempo en cualquier comunidad. Como mamás y papás tenemos que estar preparados para cuidar y proteger a nuestros hijos, a sus abuelitos y nuestros seres cercanos. 

 

Según la gravedad del brote, la Secretaría de Salud y funcionarios de salud locales, harán recomendaciones de acciones comunitarias para ayudar a mantener a las personas sanas, reducir la exposición al COVID-19 y retrasar la propagación de la enfermedad. 

 

Sin embargo es importante que cada uno de nosotros tome acciones y cree un plan familiar para proteger nuestra salud, la de nuestra familia y la de nuestros seres queridos durante esta pandemia. 

 

Este plan familiar tiene que estar basado en las necesidades particulares de tu familia y la rutina de las personas que viven en tu hogar para que pueda ser efectivo. 

¿Qué es el COVID-19?

Según la Organización Mundial de la Salud “La enfermedad por coronavirus (COVID-19) es una enfermedad infecciosa causada por un coronavirus recientemente descubierto.

 

La mayoría de las personas infectadas con el virus COVID-19 experimentarán una enfermedad respiratoria leve a moderada y se recuperarán sin requerir un tratamiento especial.

 

 

En los casos más graves, el COVID-19 puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte.

¿QUÉ TIENES QUE TENER EN CUENTA COMO FAMILIA?

1. Mantente informado y conectado

  • Obtén información actualizada sobre el COVID-19 y las recomendaciones de la Secretaría de Salud aquí. O busca a tu autoridad local si vives fuera de México.
  • Haz una lista de contactos de emergencia que incluya familiares, amigos, vecinos, proveedores de atención médica, maestros, colaboradores de trabajo y otros recursos que puedas tener o necesitar en tu comunidad.
  • Haz una lista de las organizaciones locales a las que pueden contactar en caso de que necesites acceso a información, servicios de atención médica, apoyo y/o recursos. Incluye organizaciones que brinden servicios de salud mental o asesoramiento, alimentos y otros suministros.
  • Ten a la mano la línea directa de COVID-19 que implementó el gobierno, donde puedes llamar si tu o alguien tiene síntomas de una enfermedad respiratoria, si estás en un grupo de riesgo, o si necesitas más información. 

2. Crea un plan de acción familiar

  • Habla con las personas en tu familia que necesitan ser incluidas en este plan. Ya sea personas que vivan en tu casa, como tu pareja, tus hijos o familiares, otros parientes y amigos para analizar qué hacer si ocurre un brote de COVID-19 en su comunidad y qué es lo que podría necesitar cada persona. ¿Qué acciones pueden tomar si alguno de los miembros de tu familia tiene síntomas y/o se contagia?  ¿Qué hacer si la persona con síntomas vive en tu hogar o si vive en otro lugar?  
  • Planifica cómo cuidar a aquellos que podrían estar en mayor riesgo de complicaciones graves.  Si bien no hay información definitiva sobre quién puede estar en mayor riesgo de complicaciones graves por coronavirus, es posible que, según la OMS, las personas mayores y aquellos con problemas médicos subyacentes como enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades respiratorias crónicas y cáncer tengan más probabilidades de desarrollar complicaciones. Si tu, o alguno de los miembros de tu familia tienen un mayor riesgo de complicaciones con COVID-19, consulta con tu doctor para obtener más información sobre cómo controlar su salud y detectar síntomas que sugieran COVID-19. Aquí puedes ver algunas recomendaciones para los adultos mayores, y personas con alto riesgo de complicaciones.
  • Conoce a tus vecinos. Habla con tus vecinos para que puedan estar en contacto y vean qué pueden hacer en caso de una emergencia, o si alguien necesita ayuda. Si tu colonia o municipio tiene un sitio web o una página en redes sociales, tal vez sea una buena idea unirte para ver la información y recursos con los que puedes contar.

3. Manten la calma

No es bueno tomar decisiones basadas en el miedo, por eso es muy importante que mantengamos la calma y tengas un plan. El miedo hace que perdemos la perspectiva.  

 

Si sientes que el miedo se apodera de ti, toma un par de respiraciones profundas y enfoca tu mente en tus sentidos para que puedan anclarte en el momento presente. Elige algo que puedas ver y obsérvalo, algo que puedas oir y escúchalo, algo que puedas oler, sentir y probar, recuerda algún sabor que te guste. Respira profundamente y experimenta tu propia fuerza interior. 

 

Toma una pausa todos los días para hacer este ejercicio. 

 

Si crees que puedes necesitar ayuda profesional, hemos hecho un listado de psicólogos que pueden atender a distancia, tanto a adultos como a adolescentes y a niños. Da click aquí para ver el listado donde seguimos incluyendo profesionales de la salud mental. 

 

4. Toma medidas preventivas todos los días

  1. Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón al menos durante 20 segundos.
  • Especialmente después de toser o estornudar.
  • En cuanto entres a tu casa si tuviste que salir.
  • Antes, durante y después de preparar alimentos.
  • Antes de comer.
  • Después de ir al baño.
  • Antes y después de atender a una persona enferma.
  • Cuando las manos estés visiblemente sucias.
  • Puedes también usar alcohol con base de 70% de alcohol.

 

2. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.

 

3. Mantén el distanciamiento social. O como dicen Susana Distancia. Al menos 1 metro (3 pies) de distancia entre tu y cualquier persona fuera de casa. Aun si no te sientes mal, es muy importante que respetemos el espacio de la otra persona.  

 

4. Cuando estornudes o tosas, hazlo en el ángulo interno del codo, o usa un pañuelo desechable y tíralo a la basura inmediatamente.

 

5. Limpia y desinfecta objetos de uso común y superficies que se tocan con frecuencia.

 

6. Mantén tu casa ventilada y limpia.

 

7. Quédate en casa si te sientes enfermo.

 

8. Manténte alejado de otras personas que estén enfermas y limita el contacto cercano con otras personas.. 

 

5. Permanece atento a los síntomas

1. Quédate en casa si empiezas a sentirte mal, incluso con síntomas leves, como dolor de cabeza y secreción nasal leve, hasta que te recuperes. Evitar el contacto con otras personas y las visitas a las instalaciones médicas, permitirá que estas instalaciones funcionen de manera más efectiva y además te ayudará a protegerte a ti y a tu familia de Coronavirus y otros virus.

 

2. Si desarrollas alguno de estos síntomas, busca atención médica de inmediato. Habla con tu médico (o a la línea COVID-19):

  • Fiebre
  • Tos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar 
  • Dolor o presión persistentes en el pecho.
  • Incapacidad para despertar.
  • Labios o cara azulados

 

*Esta lista no es del todo inclusiva. Consulta a tu médico para cualquier otro síntoma que sea grave o preocupante.

6. Prepárate para una posible enfermedad.

En caso de que tu o algún miembro de tu familia lleguen a contagiarse de coronavirus, lo mejor es tener un plan para que puedas tomar acciones dentro de casa para cuidar lo mejor posible a la persona enferma y evitar que otros miembros de la familia se contagien. 

 

Estas son algunas cosas que puedes tomar en cuenta en tu plan: 

 

1. De ser posible elige una habitación en casa que puedas destinar para separar a la persona enferma de los demás miembros de tu familia. Si les es posible la persona enferma debe usar un baño separado.

 

2. Deberás seguir las medidas preventivas con mucho más atención todos los días. 

 

3. Será necesario que en caso de que alguno enferme, no comparta comida ni artículos personales con las demás personas en el hogar. Por ejemplo, la persona enferma deberá usar sus propios platos, vasos, cubiertos, toallas y ropa de cama.

 

4. La persona que cuidará al enfermo debe utilizar un cubrebocas cuando esté en el mismo cuarto. No debe tocar su cara y debe tirar el cubrebocas en cuanto haya terminado el contacto.

 

5. Considera a los miembros de tu familia que pueden estar en mayor riesgo, como los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas graves.

Asegúrate de tener acceso a varias semanas de medicamentos y suministros en caso de que necesite quedarse en casa.

 

En cualquier caso deberán permanecer en casa y lejos de las multitudes. 

 

7. En caso de que tu o alguien de tu familia enferme.

Para la mayoría de las personas, los síntomas duran unos días y las personas se sienten mejor después de una semana.

 

Pero si la persona enferma empeora o experimenta dificultad para respirar, llama inmediatamente a tu médico o a la línea COVID-19.

1. Quédate en casa. Si tu o un miembro de tu hogar tiene síntomas de COVID-19, o está enfermo, todos deben quedarse en casa para evitar contagiar COVID-19 a otras personas.

 

2. Usa la habitación y el baño separados que preparaste para los miembros enfermos del hogar (si es posible).

 

3. Asegúrate que la persona enferma descanse, beba muchos líquidos y coma comida nutritiva.

 

4. El cuidador, siempre y cuando sea posible, no debe ser una persona con mayor riesgo de enfermedad grave por COVID-19.

 

5. Utiliza cubrebocas cuando estés en el mismo cuarto que una persona enferma. No toques la mascarilla y tírala a la basura inmediatamente después de estar en contacto con la persona enferma.  Si tu estás enfermo deberás utilizar cubrebocas.

 

6. Si tu o alguna persona en tu casa están enfermos, mantengan una distancia de al menos un metro.

 

7. Continúa practicando todas las medidas preventivas diarias.

 

8. Si cuidas a un miembro de tu casa que está enfermo, sigue las precauciones recomendadas y monitorea tu propia salud.

 

9. Identifica aquellas superficies que son frecuentemente tocadas por a persona enferma, límpialas y desinféctalas todos los días.

 

10. Evita compartir comida y artículos personales platos, vasos, cubiertos, toallas y ropa de cama.

 

11. Cuida tu salud emocional y la de los miembros de tu hogar.

12. Monitorea la salud de los demás miembros de la familia. Revisa especialmente si presentan fiebre,  tos o dificultad para respirar. En caso de que suceda llama a tu médico o a la línea COVID-19.

 

13. Espacio compartido: si tienen que compartir el espacio, asegúrate de que la habitación tenga un buen flujo de aire.

  • Abre la ventana y enciende un ventilador (si es posible) para aumentar la circulación de aire.
  • Mejorar la ventilación ayuda a eliminar las gotas respiratorias del aire.

14. Evita recibir visitas: evita recibir visitas innecesarias, especialmente las visitas de personas con mayor riesgo de enfermedad grave.

 

15.Cuida a su(s) mascota(s) y limita el contacto entre la persona enferma y su(s) mascota(s) cuando sea posible.

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

VE PROFESIONALES DE LA SALUD PUBLICADOS EN MOMADVISOR

BUSCA HOSPITALES EN EL MAPA

No Se Encontrarón Archivos

Lo sentimos, no se encontraron registros. Por favor, ajuste sus criterios de búsqueda y vuelva a intentarlo.

Google Map No Cargado

Lo sentimos, no se puede cargar el API de Google Maps.

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

¿BUSCAS ALGO MÁS?

BUSCA POR NOMBRE

O BÚSCALO EN EL DIRECTORIO

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

ESCRIBE TU PROPIA RESEÑA

¡ENCUENTRA ALGO INCREÍBLE!

REGÍSTRATE AQUÍ