Todos los papás hacemos Homeschooling

Si bien, a muchos papás nos ha pasado por la cabeza hacer homeschooling, cuando no encontramos propuestas educativas que nos convenzan al 100%, o escuelas que nos encanten, la mayoría descartamos esta opción porque parece una tarea imposible

Pero de ahí, a hacerlo de manera formal, hay un gran paso, y tan solo pensar en hacer homeschooling ya es para muchos una locura, pues es un tema lleno de mitos, temor y dudas.

¿Puedo hacerlo si no soy maestra? ¿De dónde saco la información para enseñarle? ¿Qué le tengo que enseñar? ¿Tengo la paciencia suficiente? ¿Cómo revalido las materias ante la SEP? ¿Va a ser suficiente lo que le enseñe? ¿Podrá entrar a la secundaria, preparatoria, universidad? ¿Se va a volver completamente antisocial? ¿Será una persona exitosa?

Ana Cecilia Galindo, co-creadora de “Esto no es una Escuela”, un proyecto radical que busca promover el aprendizaje fuera de las escuelas, nos cuenta su visión.

La escuela, vaca sagrada de la modernidad,
como la concibe Ivan Illich,
es una institución que estratégicamente está cubierta de misterio.

Pareciera que los procesos que se llevan dentro de la escuela son de índole superhumana, y que los papás (mortales como somos) no podemos penetrar sus secretos, y mucho menos, pensar en realizar la tarea educadora nosotros mismos… y no es así.

Hacer HomeSchooling no solo está al alcance de todos,
sino que... lo hacemos todos los días.

¿Por qué metemos a nuestros hijos a la escuela?

A grandes rasgos, porque delegamos en ella las siguientes tareas principales, que detallaré más adelante:

1. Educar

a. Transmitir el vasto conocimiento humano en porciones dosificadas y progresivamente más complejas. De ahí las materias, disciplinas y áreas de conocimiento.

b. Desarrollar habilidades.

c.  Inculcar valores.

2. Socializar

Socializar a nuestros hijos como integrantes de la sociedad.

3. CuidaR

Mantener a nuestros hijos seguros y supervisados mientras no estamos con ellos.

4. Avalar

Avalar los conocimientos, habilidades y valores adquiridos mediante la evaluación y sucesiva certificación.

LAS TAREAS DE LA ESCUELA

Comencemos por la que nos preocupa más, y con la que probablemente te sientes más inseguro.

 

1. LA EDUCACIÓN

Para fines de este artículo englobamos 3 funciones principales en educación.

a. Transmitir el conocimiento. 

Queda claro que el conocimiento generado por la sociedad moderna es tan inmenso que sería imposible adquirirlo todo de un sólo sorbo.

Por eso, gran parte de la responsabilidad de la escuela es no solamente transmitir el conocimiento, sino también convertirlo en trozos digeribles, y adecuados a los procesos de desarrollo cognitivo de los niños.

b. La escuela debe también desarrollar habilidades. 

También esperamos de la escuela que en ella, nuestros hijos desarrollen habilidades, pues una cosa es conocer y comprender la información y otra muy diferente, ponerla en uso.

Uno podrá estudiar las letras toda su vida, pero será necesario desarrollar la habilidad de la lectura y escritura si queremos que sirvan de algo.

c. Finalmente la internalización de los valores.

Aunque algunas escuelas intelectualizan la enseñanza de los valores, dándolos como contenido de conocimiento académico, los valores se viven y se apropian.

Hablar de justicia durante tres horas en clase de moral sirve para muy poco si el niño vive situaciones de injusticia y favoritismos.

Idealmente, la escuela educa en valores no por lo que se dice en los salones de clase, sino por cómo se viven estos en las interacciones diarias.

El respeto mutuo, la integridad, responsabilidad, la tolerancia, el amor, la disciplina, etc, se transmiten con el ejemplo.

2. SOCIALIZACIÓN

La socialización es el proceso por medio del cual nuestros pequeños aprenden, comprenden y actúan según las normas y los valores de la sociedad en la cual se insertan. Claro que también se puede socializar a un adulto que entra en una sociedad distinta a la cual nació, por ejemplo si cualquiera de nosotros se mudara de país, o más extremo aún, si dejáramos el mundo occidental moderno para vivir en una selva en Sudamérica o al Ártico polar.

 

Desde que nuestros hijos nacen son parte de una sociedad avanzada intelectualmente, estructurada, y controlada políticamente.

Para su desarrollo socioemocional será imprescindible que se reconozcan como parte de un grupo que los trasciende y si quieren formar parte de él, tendrán de seguir las reglas de convivencia establecidas.

 

A mi parecer, la socialización,
tema del que tanto se alardea en la escolarización,
ya se lleva a cabo en el roce diario que tiene el niño en su mundo, y me atrevo a argumentar que la función de las escuelas en este punto está sobrevalorada.

Deberíamos preguntarnos cómo es que se propone la escuela ser ese agente socializador cuando agrupa a los niños por edades de manera que cada alumno no convive con diferentes integrantes de la sociedad, sino solamente con aquellos que comparten su edad.

Hay más diversificación de integrantes en una comida familiar o un paseo en el parque que en el tradicional salón de clases.

En las escuelas los enseñan a comportarse en la escuela, que es una institución particular con reglas, valores y exigencias, pero en la mayoría de los casos, no trascienden sus puertas.

¿Cómo aprenden a comportarse los niños en sociedad? ¿Con la familia, los amigos, extraños, en el cine, en el centro comercial, en los deportes, en las zonas abiertas, en las oficinas compartidas?

Lo aprenden acudiendo a estos espacios. Los niños a tan corta edad no pueden abstraer las reglas de un lugar y llevarlas a otro.

Por eso las maestras les enseñaran el mejor comportamiento en la escuela. Pero son los padres y demás agentes educativos en la vida del niño los que le enseñaran en el sinfín de lugares que conforman nuestras instituciones sociales.

 

3. CUIDADO

También podríamos llamarle crianza en el sentido más estricto y primitivo de la palabra. Criar es mantener vivo, propiciar un ambiente libre de peligro donde se mantiene la integridad física de la persona.

El mundo moderno (sobre todo la concentración de las sociedades en las ciudades) nos ha creado una necesidad sin precedentes. Cada vez se incrementa más la necesidad de mantener a nuestros niños dentro de espacios seguros y vigilados.

Anteriormente los niños gozaban de un nivel mucho más bajo de supervisión. Los padres confiaban en las personas que conformaban sus pequeños círculos comunitarios, y de cierta manera su bienestar era responsabilidad de todos.

Los niños salían sin miedo fuera de sus hogares, y los padres sabían que su integridad no sería violada (probablemente).

Ahora los niños ya no tienen permitido explorar sus alrededores sin supervisión. 

Y cada vez se permite menos la presencia de los hijos en el mundo de los adultos.

Recordemos que la figura del aprendiz en la familia jugaba un rol central. Si tu mamá tenía un establecimiento de comida, tú pasabas tu tiempo en la cocina. Si tu papá era zapatero, te integraban al gremio. Pero ahora que hemos definido tan tajantemente límites entre espacios para adultos y para niños, ¿qué hacer con ellos? ¡Mandarlos a la escuela!

Y esperamos que la escuela, al ser un lugar cerrado y vigilado, cumpla con esta premisa, si tan solo por necesidad de saber que estarán seguros mientras los padres realizamos nuestras jornadas.

4. Avalar

Finalmente, está la función de avalar el aprendizaje de nuestros niños. Las escuelas son autoridades que respaldan los conocimientos de los alumnos extendiendo diplomas y grados académicos. 

 

Estos son evidencias que cubren validez ante los ojos de la sociedad por la entidad que los emite.

¡Estas cosas ya las hago en mi día a día!

Seguramente te sorprenderá reconocer que ya haces al menos 3 de 4 funciones de la escuela en casa, en la convivencia diario con tus hijos y sin darte cuenta.

 

1. Educamos desde que nacen. Sus primeras nociones del mundo las adquieren de nosotros. Pero también las habilidades tan difíciles como hablar, y lo hacen escuchándote a ti, y con tu guía.

No solo en la escuela se divide estratégicamente el conocimiento en trozos fáciles de comprender, los padres hacemos eso en casa también: desde bebés utilizamos lenguaje adecuado a su edad y les explicamos de manera que lo puedan entender.

Y les enseñamos todo el tiempo. No usamos un pizarrón, lo hacemos de manera práctica y vivencial, lo cual no solo desarrolla sus habilidades cognitivas, sino también habilidades motrices y emocionales.

La interiorización de valores también se da en casa, incluso antes que en la escuela. Nuestros hijos adoptan posturas ante la vida y diferentes situaciones, basadas en los valores que los padres modelamos.

2. Socializamos a nuestros niños todos los días, haciéndoles las observaciones pertinentes sobre su conducta en casa y cuando los llevamos con nosotros fuera del hogar.

Por eso, nos resulta a veces pesadísimo llevar a nuestros hijos a comer en restaurantes o de compras al centro comercial. Porque es ahí que se lleva a cabo la ardua tarea de socializarlos, de enseñarles, mediante nuestras palabras y nuestro ejemplo, la manera esperada de actuar en estos lugares.

3. Cuidamos porque ante todo, nos encargamos de la integridad física de nuestros pequeños. No solamente los supervisamos, sino alimentamos, cuidamos de su cuerpo cuando comienzan a conocer el mundo, estamos al tanto de su salud. El cuidado que brindamos en el hogar es mucho más complejo y completo de lo que jamás se les dará en las escuelas.

4. Eso sí, no se nos ha conferido la autoridad para conferirles grados, ni avalar su educación. Pero sí jugamos un rol crucial en que nuestros hijos pasen al siguiente nivel educativo.

Cuando tus hijos son mayores ¿Quién estudia con ellos todas las tardes? ¿Quién pasa horas preparándolos para las evaluaciones?  

La preparación en la mayoría de los casos, se comparte entre escuela y casa. 

Todos hacemos homeschooling
de manera informal,
y lo hacemos todos los días.

La genialidad del homeschooling es que es una opción flexible, abierta, que se amolda a la familia y donde los principales creadores del proceso educativo son los actores que lo llevan a cabo: los niños y sus padres.

Y si después de darte cuenta de esto, te interesa conocer maneras para hacer homeschoolling de manera más formal, conocer cómo puedes transmitir el conocimiento académico a tus hijos y cuáles son los procesos para tener el reconocimiento oficial de sus estudios en la SEP haciendo homeschooling, para seguir su camino educativo en secundaria, preparatoria o universidad, hay organizaciones listas para ayudarte en tu camino.

 

La escuela, no es la única que educa a tus hijos. Esperamos que después de leer este artículo, te reconozcas y empoderes como su principal agente educativo.

 

Si tienes más preguntas sobre homeschooling, podemos ayudarte.

 

 

Ana Cecilia es co-creadora de “Esto no es una Escuela”, un proyecto radical que busca promover el aprendizaje fuera de las escuelas, subrayando la motivación personal por aprender y la armonía entre integrantes de la comunidad o familia, en su día a día.
Co-fundadora de Latin American Philosophy of Education Society
Editora de la Revista Lápiz y de algunos libros sobre filosofía de la educación. 
Licenciada en Pedagogía y educación preescolar, la cual ejerció durante casi toda su vida laboral. 

Estudió una maestría y un doctorado en la Teachers College Columbia University en la ciudad de Nueva York, en donde tuvo un acercamiento a Ivan Illich, a la desescolarización, y a la Universidad de la Tierra en Oaxaca en sus investigaciones de campo, lo que la motivó, entre otras cosas, a dejar atrás la academia formal y adentrarse en lo que verdaderamente la apasiona. La desescolarización. 

Me interesa saber más de Homeschooling

¿QUÉ OPINAS?

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

VE TODAS LAS ESCUELAS Y GUARDERÍAS PUBLICADAS

BUSCA ESCUELAS EN EL MAPA

No Records Found

Sorry, no records were found. Please adjust your search criteria and try again.

Google Map Not Loaded

Sorry, unable to load Google Maps API.

¿Y QUÉ OPINAN LAS MAMÁS?

Estas escuelas y guarderías son las que tienen mejor ranking en MomAdvisor, según las mamás expertas

¿Quieres dejar tu opinión o subir a tu favorito?  Es súper fácil, solo regístrate y empieza a calificar.

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

¿BUSCAS ALGO MÁS?

BUSCA POR NOMBRE

O BÚSCALO EN EL DIRECTORIO

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

ESCRIBE TU PROPIA RESEÑA

¡ENCUENTRA ALGO INCREÍBLE!

REGÍSTRATE AQUÍ




¿Te gustó lo que encontraste?

¡HAY MÁS!

REGÍSTRATE Y SE PARTE DE NUESTRA COMUNIDAD

SI TIENES PRISA
REGÍSTRATE CON FACEBOOK

 

o regístrate con tu mail

Todos los papás hacemos Homeschooling

Escribe un Correo Electrónico válido
Elige una contraseña sin espacios ni caracteres especiales
Mamá Papá Otro
Selecciona si representas a un negocio