"Cuando están muy tranquilos, los Niños HiperSensibles pueden disfrutar las ventajas de reconocer delicados matices, valorar detalles simples y amar profundamente a la vida. En cambio, cuando están sobre saturados y sobre estimulados (un estado frecuente en los niños hipersensibles), son todo menos sensibles. Al contrario, están sobre-saturados, rendidos y necesitan estar solos”

- Elaine Aron

¿Has notado que a tu niño le pican las etiquetas de la ropa o le pican las costuras? ¿O que le molestan los ruidos u olores fuertes? ¿Se pone muy irritable en lugares con mucha gente y movimiento? ¿Necesita hacer las cosas muy a su manera? ¿De repente explota “de la nada”?

 

¿Lo han diagnosticado con Déficit de Atención y a ti te late que no va por ahí? ¿Has escuchado sobre Asperger y coincide en algunas cosas, pero tampoco te cuadra del todo?

 

¿Tu hijo es magnífico y al mismo tiempo, muy complicado y no entiendes nada? Tranquila, respira. Posiblemente es HiperSensible.

 

 

Checa este Test para saber si tu hijo o hija es hipersensible, y que salgas de dudas.

¿Qué es una persona HíperSensible?

La HiperSensibilidad es un rasgo, como ser diestro o zurdo. No es ninguna patología, afección, trastorno o diagnóstico, por lo tanto, no tiene cura.  Es genética y hereditaria (es decir, que si tu hijo es una persona hipersensible (HSP) por sus siglas en inglés, posiblemente tu o tu pareja también lo son). 

 

Este rasgo que evolucionó en el 20% de la población humana, se presenta también en animales, y fué creada por la naturaleza para la sobrevivencia de la especie.

Elaine Aron PhD., la científica que lo descubrió y le puso nombre Sensibilidad del procesamiento sensorial, o persona altamente sensible, lo compara con venados.

El venado no sensible, ve un arbusto con frutas, camina y come. Punto. En cambio el HiperSensible, tiene todas sus antenas encendidas detectando a ver si es seguro entrar ahí, observando y analizando si no hay un depredador atrás del arbusto. Ese venado es el que avisa a los demás,–¡Lobo! ¡Corran!

Los niños hipersensibles tienen un cerebro distinto, con 4 características básicas que se pueden presentar en muchas formas diferentes y que los diferencían de los no sensibles.

1. DETECCIÓN DE SUTILEZAS

Eso implica notar el adorno movido, el cojín torcido 3 grados a la izquierda, si tu elevas medio decibel el tono de tu voz ellos ya lo sienten como gritos, se dan cuenta de tu estado de ánimo –tal vez mejor y antes– que tú misma, … esto hace que los niños hipersensibles sean muy quisquillosos, perfeccionistas o “ideáticos”. 

 

En el mundo salvaje se vería reflejado en el venado que nota a la hojita del arbusto que se movió,

–El viento no ha soplado–, piensa el venado. –Entonces, ¿qué hay atrás que movió a la hoja?

Detectar estas sutilezas es lo que los hace salvar las vidas de sus familias.

2. PROFUNDIDAD DE ANÁLISIS

Como lo mencioné antes, las personas hipensensibles no solo se quedan en que la hoja se movió, sino que analizan: ¿qué significa que esa hoja se haya movido?

Necesitan mucho tiempo y análisis para entender ¿qué? ¿porqué? ¿cómo? ¿para qué?… y ahora ¿qué voy a hacer?

Con tanta información y análisis llega el momento en que se abruman, no saben ni por dónde empezar y entonces, se presenta el siguiente paso o característica de las personas y los niños hipersensibles.

3. SOBRESATURACIÓN

La sobresaturación se presenta cuando la sobre-estimulación es demasiada y no hay un tiempo tranquilo, en silencio, quieto para analizar y procesar.

 

Este punto es la base de todo, porque en este siglo XXI donde hay imágenes, ruiditos, blips-blops, información, clases de pintura, karate, natación, esgrima, ajedrez, calificaciones, maestros a obedecer, amigos por complacer, fiestas, competencias, shows, presentaciones, el celular que no para de enviar y recibir, las mil redes sociales que no se están en paz ni un segundo, objetos y más objetos… ¡los HSP andan tronando! 

 

Un venado en el bosque se las arregla. Un niño hipersensible en este siglo, ya no. Llega el momento en que no pueden ni con la escuela, ni con las ochenta mil clases, fiestas, etc. Empiezan a enfermarse con gastritis, colitis, migrañas, gripas constantes, alergias, reprueban en la escuela, no se concentran… se deprimen y/o se vuelven ansiosos…

 

Es en estos momentos –de sobresaturación y ruptura- que se presentan los síntomas similares al Déficit de Atención o Asperger.

 

Empiezan las mil vueltas a terapeutas y doctores. Si los mal diagnostican, pueden llegar a medicarlos innecesariamente, o darles terapias que lejos de ayudar sobre-estimulan y sobre-saturan más, y cuando ven que nada funciona, les dan medicamentos más fuertes. Cuando el niño se convierte adolescente, busca otras drogas –no legales o alcohol para que el ruido del mundo ya le deje de molestar.

 

Es imperativo entender que la hipersensibilidad es un rasgo que se presenta a nivel Sistema Nervioso Central. No es un punto de vista, o un “berrinche”, ni un “método para llamar la atención”, no es “exagerado”, ni un “payaso”, “sangrón”, “loco”… No es “temporal” ni “curable”. Naces Hipersensible y te mueres Hipersensible. La única diferencia está en aceptar este rasgo o fingir ser alguien más, pagando un precio altísimo con su salud física y psicológica.

 

Estamos hablando de personas hipersensibles que tras detectar todo y sin poderlo analizar, están constantemente sobresaturados y están tronando. Su Sistema Nervioso Central ya no puede más.

 

¿Qué necesita un niño hipersensible que está sobre-estimulado? No necesita medicamentos. Necesita paz, tranquilidad y muchas horas de juego libre –sin una sola pantalla de ningún tipo.

4. Alta emotividad, rectividad y empatía

Las personas y niños hipersensibles sienten con mucha, mucha intensidad, y no solo eso, sino que su alto grado de empatía hace que sientan lo que las otras personas sienten.

 

Es normal que los niños hipersensibles rescaten perritos perdidos o bañen a los patos embarrados de petróleo. Entienden que es muy necesario ayudar a los demás.

 

El venado no solo se salva a sí mismo, sino a toda su familia.

 

Pero sentir tanto hace que reaccionen/exploten ante lo que otras personas llamarían “de la nada”, pueden incluso llegar a pegar, escupir o gritar mucho, si no tienen otros momentos donde puedan estar en paz.

La hipersensibilidad, lejos de ser una debilidad, es un rasgo creado por la naturaleza para la supervivencia de la especie.

Son las personas hipersensibles las que se dan cuenta que, o salvamos al planeta, o nos morimos todos. Son lo que están hablando por los derechos de los animales, los que inventan detergentes, bolsas y cubiertos desechables biodegradables, son los que limpian el mar y rescatan rinocerontes o elefantes y les ponen prótesis para que puedan valerse por sí mismos.

 

Son grandísimos inventores que ven afuera de la caja, ayudan y salvan.

Pero, el mundo no está hecho para los Hipersensibles.

¿cómo le hago para que mi hijo sea funcional en él?

Un niño hipersensible se mueve como las olas del mar, van y vienen.
Van, cambian el mundo y regresan a casa llenos de información para procesar y analizar encerrados, en un cuarto oscuro y en silencio.

A nosotros como sus mamás, papás y familia, nos toca respetar y honrar esas diferencias, apoyarles cuando salen y cambian al mundo y recibirlos para cuando regresen rotos y con mucho que analizar.

¿Y si yo o mi pareja somos hipersensibles?

Tras entender cómo funciona el cerebro hipersensible, lo que sigue es un cambio de vida a uno más tranquilo. A darnos el tiempo y el espacio para dejar de empujar, permitir que otros ayuden o intervengan. Descansar, procesar, analizar y recuperarnos. Es cuando estamos bien, que somos más productivos.

Carmen Geraud nació en CDMX y actualmente vive con su esposo e hijo en Guadalajara. Coach Certificada Internacionalmente para Padres de Familia por la Positive Discipline Asociation, tiene una Maestría en Semiótica y fué maestra en la carrera de Psicología

Carmen  es Hipersensible y es mamá de un niño hipersensible. Se dedica a dar a conocer este rasgo y a ayudar compartiendo herramientas efectivas a aquellos que desean ser mejores padres y madres para sus hijos, ya sea que sean hipersensibles o no. Ha reunido el trabajo de cientos de expertos para ayudar a más familias, para que ahorren tiempo y aprovechen a sus hijos. 

Si quieres conocer más acerca de cómo puede orientarte Carmen da click aquí.

 

Carmen Geraud nació en CDMX y actualmente vive con su esposo e hijo en Guadalajara. Coach Certificada Internacionalmente para Padres de Familia por la Positive Discipline Asociation, tiene una Maestría en Semiótica y fué maestra en la carrera de Psicología

Carmen  es Hipersensible y es mamá de un niño hipersensible. Se dedica a dar a conocer este rasgo y a ayudar compartiendo herramientas efectivas a aquellos que desean ser mejores padres y madres para sus hijos, ya sea que sean hipersensibles o no. Ha reunido el trabajo de cientos de expertos para ayudar a más familias, para que ahorren tiempo y aprovechen a sus hijos. 

Si quieres conocer más acerca de cómo puede orientarte Carmen da click aquí.

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

VE PROFESIONALES DE LA SALUD

Compártelo en tus redes, y haz la vida de una familila más feliz

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

¿BUSCAS ALGO MÁS?

BUSCA POR NOMBRE

O BÚSCALO EN EL DIRECTORIO

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

ESCRIBE TU PROPIA RESEÑA

¡ENCUENTRA ALGO INCREÍBLE!

REGÍSTRATE AQUÍ