Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Toma su lámpara, la prende y la apaga un par de veces para asegurarse de que funciona.

 

Cierra la puerta de la habitación. Se sube a la cama de papá y mamá para alcanzar el apagador, apaga la luz.

 

Con la lámpara encendida busca en todos los rincones y esquinas de la habitación, en el closet, entre los cajones, bajo la cama, en el baño.

 

No deja un espacio sin revisar. Al parecer hoy no hubo suerte.

 

Pero cualquier otro día se puede escuchar un grito del otro lado de la casa “¡Papá! ¡Aquí hay una arañita!”

 

Papá corre con un viejo tupper que perdió su tapa hace tiempo y un pedazo grueso de cartón, en ese rinconcito en donde ilumina la lámpara está una araña que se rehusa a abandonar su morada.


Papá batalla por ponerla dentro del traste sin lastimarla y cuando finalmente la atrapa se la muestra triunfante.


Los dos sonríen “¡vamos a llevarla al jardín!”


Buscar y encontrar arañas para echarlas de la casa es una actividad cotidiana. Lo aprendió de papá a quien no le gustan estos bichos pero tampoco le gusta matarlos.


Antes de cumplir los 3 años ya ha recibido un mensaje: hay cosas que pueden no gustarle, pero ello no requiere de su desprecio, mucho menos de una reacción violenta.


Me doy cuenta de que es un niño bueno, no solo disfruta de la búsqueda de arañas con papá, es paciente y respetuoso cuando está con otras personas, niños, jóvenes o viejos.


Su bondad me conmueve. Pero también me hace temer sobre su futuro. El mundo es un lugar violento y cruel, me da miedo pensar que pierda esa benevolencia.


No puede vivir en una burbuja, no puedo ocultarlo del mundo y de sus realidades.


Es un niño fuerte, con un carácter determinante, nuestro trabajo es enseñarle a ver el mundo, entero, sin censuras. Darle el amor que lo ayude a crecer, a ser íntegro, a aprender a discernir, y sobre todo a mejorar.


Él es mi esperanza, las arañitas son parte del principio del camino.

Photo Daiga Ellaby

¿Te gustó este artículo?
Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Working mom de un toddler. 

Experimentando, tropezando y aprendiendo sobre la marcha.
Sigue a Magnolia en Instagram y en MomAdvisor

REGÍSTRATE EN EL NEWSLETTER Y ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

BUSCA EN MOMADVISOR

¿Tienes un servicio o negocio enfocado en mamás, bebés y/o niños?

¿Necesitas ayuda? 

 [email protected]

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email